El camino a la verdad y la felicidad

Es una de las oraciones más esenciales del Evangelio; señala el camino y la meta final: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. El Señor es el Camino, la verdad y la Vida, Amigo lector, esta es la VERDAD de la vida. Al tiempo, Jesús es el Camino que nos lleva al Padre, la única posibilidad que tiene el hombre de localizar la plenitud de la vida: «Yo soy el Camino y la Verdad y la Vida.

Lo que sí les decía y que de hecho tuvo un gran impacto entre ellos, es cuando Él dice: Yo soy el camino, Yo soy la verdad, Yo soy la vida. No es exactamente lo mismo la vida que el modo de vida, sin embargo el término de la vida se utilizaba para describir las reglas y los estatutos que una persona debía proseguir, mas cuando Jesús viene y se para frente a sus discípulos y les afirma YO soy el camino y Yo soy la verdad y Yo soy la vida nadie viene al Padre sino por mí. El mismo ha dicho: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida».

Para alcanzar la dicha eterna debemos proseguir a Jesús, el no es un camino, es el camino, el no es una verdad, es la vedad y el no es una forma de vida es la vida. Juan 14:6 (DHH-LA) — 6 Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida. YO SOY LA VERDAD: Jesús no dijo: Yo soy la persona que te va a dar el conocimiento de la verdad a fin de que entonces la puedas usar a tu conveniencia.

el camino de la verdad

Escoger el camino

Soy el camino más directo; la verdad soberana; vida auténtica, vida bendita, vida increada. Soy el camino inviolable; la verdad infalible; la vida interminable. La pregunta de Tomás, a Jesús sobre su desconocimiento acerca de a dónde va y cuál es el camino, propicia la revelación del Señor: Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

El día de hoy, Señor, me afirmas que eres el camino, la verdad y la vida. En aquel tiempo, Jesús dijo a Tomás: Yo soy el camino, la ver dad y la vida. Yo no vine a mostrarle el camino yo soy el camino, yo no vine a enseñarles ciertos preceptos y estatutos, Yo soy la verdad, yo no vine a enseñarles un estilo de vida, yo vine a decirles yo soy la vida.

Si lo haces, el Señor te va a mostrar el camino, la verdad y la vida. En suma, Jesús es el único camino pues él es la verdad absoluta y la vida eterna. Dichas personas ignoran el camino, no conocen a Jesús, de ahí que no saben que escudriñando la palabra de Dios pueden caer en la cuenta de cuál es la verdad que enseña el camino hacia la vida eterna.

Esta es la idea central del evangelio, Jesús es el camino, es más, es el único camino. Entonces Tomás le dijo: Señor, no sabemos a dónde vas, ¿de qué forma podemos saber el camino?” Jesús le respondió: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Por ende, en el momento en que nos preguntamos si hay un camino a la verdad, estamos preguntando si hay un camino a la sabiduría, si hay un camino para hallar una profunda percepción de la verdad para nosotros mismos – lo que Krishnamurti refirió como una revelación (insight).

Es la Verdad, es decir: la manera por la que debemos conducirnos a través del Camino. Jesús es la verdad a través de la cuál circulamos” en el camino. Jesús hace una declaración categórica de Sí mismo, diciendo ser el Camino la verdad y la vida.

La vida y la muerte

Necesitamos MORIR para descubrir la VERDAD, solo de esta manera podremos andar el CAMINO y abrirnos por completo a la VIDA.- LA GNOSIS DE HOY. Exactamente de ahí que, por ser Dios encarnado, Jesús puede aseverar cosas como: que él es el camino (no que conoce el camino, sino él mismo es la única vía de acceso al Padre); que es la verdad (no que conoce la verdad, sino él en si mismo es verdad absoluta y con mayúsculas); y que es la vida (no que conoce el secreto de la vida eterna, sino que únicamente en su persona podemos encontrar la fuente de agua viva que fluye por siempre, cf. Jn. 4:14). El centro primordial en el Cristiano es Jesucristo y un conocimiento personal creciente de Él. Jesús es el camino al Padre; Él es la verdad encarnada y Él es la vida de todos los que creen en Él.

Un día, le afirmé sobre el hombre que vi en mi habitación, me dijo que era Jesús, y me mostró un versículo de la Sagrada Escritura en la que dijo: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Si creo un camino, el ego se puede apegar a ese camino, a hacerse, a ir más allí en el camino. Sin el camino no hay ir; sin la verdad no hay ningún saber; sin la vida no existe ninguna vida.

Señor, sosteniéndome con tu gracia me das la vida y, porque me amas, deseas mostrarme el camino, la verdad y el estilo de vida que me puede llevar a la felicidad. Jesús fue muy claro cuando el se revelo como El Camino, La Verdad, Y La Vida”. Podemos decir que Jesús es, y debe ser, el Camino a seguir en la vida de quien se afirme cristiano.

Jesús también es el que trae la verdad al planeta y el único que nos ofrece la plenitud de vida. Si permaneces en mi camino tu sabrás la verdad, y la verdad hará te hará libre, y tu tomaras la vida eterna. La Ley era considerada como el camino que conduce a la vida.

Sí, Jesús es —para nosotros— un camino que conduce cara el Padre, el único camino. Pero tristemente muchos no creen y también ignoran lo que Él dijo de sí mismo; que es el Hijo de Dios, el Salvador, el enviado, el Buen Pastor, Pan de Vida, el camino, la verdad, y la vida misma. Tomás le dice: – «Señor, no sabemos a qué lugar vas, ¿cómo podemos saber el camino?» Jesús le responde: – «Yo soy el camino y la verdad, y la vida.

Opina

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR